¿Qué es el síndrome del colon irritable?

 
¿Qué es el síndrome del colon irritable?

Fecha: 21/10/2019 | Revista: Revista RBC Salud | Edición: OCTUBRE 2019

El síndrome del colon irritable es un desorden funcional del intestino caracterizado por la presencia de cólicos, dolor, distensión abdominal, diarrea, constipación, o ambos, en ausencia de alguna enfermedad orgánica, infecciosa, metabólica o neurológica que afecte al aparato digestivo.

Este trastorno afecta a 1 o 2 personas de cada 10, y predomina en las mujeres en una proporción de 4 a 1. Aunque no es grave, los síntomas pueden ser tan intensos, incómodos y persistentes que interfieran marcadamente en la calidad de vida de la persona y en las posibilidades de desplegar sus habituales actividades diarias.

Hasta ahora no se conoce ningún mecanismo único que explique por qué los pacientes sufren estos síntomas de forma crónica y recidivante.

Desde un punto de vista general, lo más aceptado es que existen alteraciones de la motilidad y/o de la sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos.

Pero cada vez más las investigaciones señalan al eje barrera intestinal-flora intestinal que activaría al sistema inmune a nivel de las paredes intestinales y podría condicionar este trastorno.

Sin embargo, hay una clara relación entre la ansiedad y la actividad intestinal ya que existe un sistema nervioso gastrointestinal que contiene una notable cantidad de neuronas, equivalente a las existentes en todo el sistema nervioso central.

Este “cerebro digestivo” se localiza en el esófago, el estómago, el intestino delgado y el colon, conformando una entidad anatómica única, compuesta por células nerviosas, sustancias neurotransmisoras y proteínas, que se conectan a su vez con el cerebro central.

En este marco una hipótesis actual sobre la causa del colon irritable es la existencia de una falla en la regulación del eje o conexión cerebro-intestino, con una hipersensibilidad de los órganos del aparato digestivo y una sensibilidad también incrementada para percibir el dolor a ese nivel.

El estrés, la ansiedad y el impacto de los eventos cotidianos afectan e interactúan con la motilidad y la sensibilidad del tubo digestivo mediante sustancias químicas que producen ambos cerebros.

La serotonina se halla involucrada en la regulación de la motilidad y la sensibilidad de todo el aparato digestivo, ya que se halla presente en las células cromafines del intestino en un 95%, y es liberada tras la estimulación química o mecánica de la mucosa del tubo digestivo. Además, también es una sustancia de suma importancia a nivel cerebral por su participación en los estados emocionales.

Las neuronas del intestino controlan la actividad del mismo ya que tienen sensores específicos para el azúcar, las proteínas, el pH y otros elementos que indican el estado del proceso de la digestión. A partir de esta información, el intestino decide y marca el ritmo con el que los contenidos intestinales avanzan, estimulados por los movimientos peristálticos.

Por todo lo mencionado, además de la imprescindible atención del gastroenterólogo, se debe considerar la consulta con un psiquiatra para evaluar el posible beneficio de recibir psicofármacos que actúan sobre el “cerebro intestinal”, junto a una adecuada atención psicoterapéutica.

Fuente: Viva


Foto extraída de: https://biosalud.org

Autor: Norberto Abdala - Psiquiatra

OTROS ARTICULOS

VER TODOS LOS ARTICULOS