El pie diabético. Una complicación devastadora de la diabetes

 
El pie diabético. Una complicación devastadora de la diabetes

Fecha: 20/02/2014 | Revista: Revista RBC Salud | Edición: FEBRERO 2014

Constituye una causa importante de morbilidad (mala calidad de vida) en los pacientes diabéticos, pudiendo llegar a ocasionar situaciones invalidantes como consecuencia de las medidas quirúrgicas (amputaciones) que a veces son necesarias aplicar.

La afectación vascular, neuropática y la infección son los tres componentes que hacen al pie susceptible de padecer graves lesiones.

Prevención del pié diabético

Un alto porcentaje de las lesiones se podrían evitar o haber tratado de forma más temprana. En estos pacientes existen uno o más de los siguientes factores:

  • Falta de cuidado sobre él pié.
  • Manipulación inadecuada.
  • Retraso diagnóstico - terapéutico.
  • Recomendaciones para el cuidado correcto de los pies en el diabético.
  • Nunca camine descalzo sobre cualquier tipo de superficie o piso.
  • Lavarse los pies con agua tibia todas los días. Secarlos muy bien y con suavidad, especialmente entre los dedos.
  • Después aplicar una crema o loción humectante para mantener la piel sana.
  • Toda callosidad que se forme en los dedos o ampollas deben ser tratadas por un profesional idóneo.
  • No aplicarse medicamentos irritantes, especialmente tintura de yodo y preparados comerciales para remover callosidades y juanetes.
  • No friccionar los pies con colonias, alcohol ni otras sustancias irritantes.
  • No usar calentadores eléctricos ni bolsas de agua caliente directamente sobre la piel.
  • Cortar las uñas inmediatamente después del lavado de los pies, cuando están blandas.
  • Corte las uñas en forma recta en un lugar bien iluminado, usando tijeras no cortaúñas.
  • Si existen problemas de visión y/o limitaciones físicas solicite ayuda a otra persona.
  • Use calzado cómodo, de material blando para no producir roces.
  • Usar gradualmente el calzado nuevo (1 hora diaria al principio).
  • No use medias gruesas ni con rebordes.
  • Realizar atención podológica especializada mensual.

Recuerde en consultar rápidamente a su médico cuando observe:

  • Lunares en él pié que cambien de tamaño o color.
  • Calambres o dolores en zonas de la pierna que lo obliguen a detener la marcha o que se presenten en reposo.
  • Infecciones, edemas o cambios de color en cualquier zona del pie.

Autor: Dra. Lea Carolina Trejo. (Foto extraída de: www.canaldiabetes.com)

OTROS ARTICULOS

VER TODOS LOS ARTICULOS