Rabia en nuestras mascotas. Atención a los primeros síntomas.

 
Rabia en nuestras mascotas. Atención a los primeros síntomas.

Fecha: 31/01/2014 | Revista: Revista RBC Salud | Edición: ENERO 2014

La rabia es una enfermedad infecciosa aguda y mortal, que se manifiesta por un transtorno del conocimiento, aumento de la excitabilidad nerviosa y síntomas paralíticos consecutivos. Se transmite al hombre y a los animales por la mordedura de un animal enfermo.

Su agente patógeno es un VIRUS neurótropo, o sea que afecta el sistema nervioso central de los animales enfermos, también la contienen las glándulas salivales, la saliva y otras glándulas de estructura semejante como las salivales y el páncreas.

El peligro de la mordedura depende de la virulencia de la saliva, por otra, la extensión y profundidad de la mordedura y de la riqueza de la parte del cuerpo mordida en vasos linfáticos y nervios. El virus no puede infectar estando la piel “íntegra”, lo mismo que las mucosas. No se puede negar la posibilidad de un contagio si existe una herida, que puede ser la puerta de entrada al virus.

Una vez que el virus ingresa al organismo, se propaga por los nervios periféricos, buscando el sistema nervioso central. Es una patología que afecta a todos los mamíferos, tanto domésticos como silvestres, incluso lo pueden padecer algunas aves.

Los síntomas en el perro, que es la especie que más en contacto está con las personas y por lo tanto es el que mayor posibilidad tiene de contagiar, son:

PERÍODO INICIAL (fase prodrómica o período melancólico), los animales ofrecen un cambio particular en su conducta, ya que se los ve deambular por lugares oscuros, no responden al llamado del dueño, escarban el piso con las patas, ladran y muerden al aire sin motivo. La excitabilidad refleja ya está exaltada claramente, ya que el animal se sobresalta de cualquier cosa. También se observa una alteración particular del apetito y del gusto, ya que rechazan el alimento que le encantaba y pueden por el contrario ingerir cuerpos extraños. Además degluten mal y hay un exceso de salivación.

En el SEGUNDO PERÍODO (período de excitación o acné), que se desarrolla de 1 a 3 días después, los síntomas ya mencionados alcanzan gran intensidad, ya que pueden llegar al furor violento, posiblemente por las alucinaciones. Tienden a alejarse de la casa y vagar, si se los enjaula tratan de morder los barrotes, tienden a pelear y se hacen resistentes al dolor. Pueden aparecer los primeros paralíticos, llama la atención la alteración especial de la voz, por una parálisis de los nervios y músculos laríngeos, por el cual el ladrido es ronco y se acompaña de un aullido alto y prolongado.

TERCER PERÍODO (período de depresión y paralítico), a la parálisis de los músculos mencionados, se agregan una parálisis parcial o total de la musculatura del maxilar inferior, lengua y ojos. Después por la misma razón tiene dificultad para caminar, mucho bamboleo e inseguridad, prácticamente terminan postrados.

El curso de la rabia suele durar de 4 a 7 días, muy raramente supera los 10 días. El diagnóstico, no tiene mayores dificultades, se observa el animal en cautiverio para ver si presenta los síntomas descriptos. También se puede hacer un diagnóstico microscópico, observando los Corpúsculos de Neri que se encuentran en el asta de Ammon o cerebelo, para ello una vez muerto el animal se le extrae el cerebro y se lo envía a analizar.

Carece de tratamiento por eso se debe hacer la prevención vacunando las mascotas a partir de los 60 días de vida y su inmunidad dura un año.

 

Autor: Dr. Walter O. Chihán

OTROS ARTICULOS

VER TODOS LOS ARTICULOS