Adolescentes en riesgo: ¿Qué podemos hacer los padres?

 
Adolescentes en riesgo: ¿Qué podemos hacer los padres?

Fecha: 22/12/2019 | Revista: Revista RBC Salud | Edición: DICIEMBRE 2019

Esta etapa se convierte en una crisis vital para los jóvenes y para la familia. ¿Por qué nuestros hijos se vuelven tan vulnerables? ¿Hasta qué punto los tenemos que proteger La adolescencia es una de las etapas más sanas de la vida. Los adolescentes se enferman poco y cuando consultan lo hacen traídos por sus padres para corroborar el estado de salud, o para obtener un certificado escolar.

Si bien la mortalidad de los adolescentes es relativamente baja comparada con la de otros grupos, en más de la mitad de los casos se trata de muertes "evitables", en su mayoría relacionada con accidentes, violencia y suicidio. De esto se deduce que las acciones preventivas son clave para disminuir los problemas de salud en esta etapa de la vida.

Los adolescentes y los jóvenes dejan la niñez y se alejan del mundo adulto, para lo que experimentan y toman riesgos. Pueden ser, entonces, más vulnerables a sufrir sus consecuencias. Pero, ¿por qué esta etapa es tan vulnerable? Una de las razones es que hay una asincronía en el desarrollo: conviven una maduración física con adquisición de la capacidad reproductiva y todavía no se ha llegado a la cumbre del desarrollo emocional y/o intelectual. Todo, en una cultura donde la inmediatez es dominante.

Esto puede traer aparejado problemas de salud relacionados con la actividad sexual, infecciones de transmisión sexual y embarazo adolescente no oportuno o no planificado (que en algunos contextos puede ser un proyecto de vida).

La adolescencia es un período de búsqueda de independencia y autonomía. En una sociedad donde la búsqueda de placer inmediato se impone, el acceso al consumo implica también el contacto con sustancias como tabaco, alcohol o marihuana, entre otras. Muchas veces el acercamiento inicial de sustancias tiene que ver con la experimentación pero, dependiendo de las características de la persona, la edad, el ambiente y el tipo de droga consumida, esto puede conducir a tener un problema con las drogas.

Lo mismo ocurre con el acceso que tienen los jóvenes a las redes sociales y a la tecnología. Ellos pueden utilizar este medio como una herramienta útil de comunicación y de búsqueda de información, pero también pueden experimentar acoso, brindar información a quienes no deberían y tener serios problemas al querer hacer un uso racional de estos servicios.

Un desafío familiar

La adolescencia es una crisis vital para los jóvenes y para la familia. Los chicos van a comenzar su búsqueda de identidad y hacer el duelo por la infancia. Los padres comienzan otra etapa de la vida, ya que dejan de ser aquellos jóvenes que fueron y deben adaptarse al crecimiento de sus hijos. Esta etapa es un nuevo desafío que implica cambios y negociaciones con las inevitables pérdidas, pero también con sus nuevos y maravillosos encuentros.

La mayor parte de los adolescentes no presenta conflictos severos durante esta crisis si la familia y el entorno social la entienden como componente indispensable de su desarrollo. La historia de lo ocurrido en la infancia tiene mucha importancia. En general, las discrepancias surgen en temas menores y al final de esta etapa los adolescentes tienden a compartir con sus padres los mismos valores.

Debemos tener en cuenta que el diálogo sincero con nuestros hijos (pero no solo monologando), la escucha de sus necesidades y creencias y el acompañamiento sin más intervención que el "estar" son los factores protectores más importantes. Los adultos debemos reconocernos responsables de los riesgos adolescentes, ellos (los adolescentes) no son inyectados en nuestra sociedad, son fruto y parte activa de ella.

Pensemos si podemos esperar una adolescencia sin riesgos cuando la sociedad es una sociedad de riesgos. ¿Quiénes son los que piensan las estrategias de marketing de venta de tabaco, los que exponen en los medios esa sexualidad que nos parece "inapropiada", los que trafican drogas, los que les venden alcohol o pastillas en las fiestas? ¿Quiénes son los que deciden sobre su educación, su posibilidad de inserción laboral, su accesibilidad a servicios de salud, a proyectos deportivos, artísticos y políticos?

Por otro lado, la adolescencia también es la puerta para correr el riesgo de enamorarse, ser amados, acariciados, tenidos en cuenta, escuchados, acompañados, tener amigos, proyectos, crear, expresarse, rebelarse, intentar cambiar uno y cambiar el mundo... En fin, sentirse vivos.

En el camino de la niñez a la edad adulta, los adolescentes y su familia tendrán una serie de tareas que cumplir. Los adolescentes deberán independizarse de sus padres y construir su propia identidad, lo que incluye adaptarse también a sus "nuevos" cuerpos. Los padres deberán comprender que se encuentran ante un proceso necesario y aceptar con contención esta confrontación generacional.

Los profesionales que trabajan con adolescentes son consultados e, incluso, referidos como mediadores en las situaciones de conflicto. Ante esta demanda, una de sus funciones más importantes será reconocer qué es lo esperable en esta etapa, cuando una crisis sigue siendo normal a pesar da la fuerza con la que se presenta, y cuáles son las situaciones en las que se ha perdido el control y se requiere de una ayuda profesional especializada.

Fuente: Por Analía Paola Cerqueira, médica especialista en medicina familiar y comunitaria del Hospital Italiano, y María Mercedes Bellomo, médica especialista en pediatría y adolescencia del Hospital Italiano.


Foto extraída de: https://eresmama.com/

OTROS ARTICULOS

VER TODOS LOS ARTICULOS